La OCDE advierte del bajo gasto en políticas activas de empleo de España

EFE

El director de educación y competencias de la OCDE, Andreas Schleicher, ha dicho hoy que los recursos que tienen los desempleados en España para volver al mercado laboral son "limitados", y ha abogado por políticas sociales que no sólo sirvan para subsidiar a los parados sino para que consigan un trabajo.
Schleicher ha hecho estas declaraciones en la presentación del informe "Estrategia de competencias de la OCDE: construyendo una estrategia de competencias eficaz para España", que ha contado con la presencia de los secretarios de Estado de Empleo y de Educación, Juan Pablo Riesgo y Marcial Marín.
El responsable de la OCDE ha dicho que el gasto en políticas activas para el empleo en España es "bastante bajo", en comparación con sus socios europeos, aunque ha elogiado la labor para reintegrar a los desempleados realizada en los últimos años en España, ya que hay pocos países que "han visto tanto progreso" en este sentido.
Sin embargo, ha apuntado que hay una cantidad "enorme" de personas que todavía no tienen trabajo, por lo que ha subrayado la importancia de invertir en políticas activas desde un enfoque global que involucre al Gobierno y a las agencias de empleo.
Schleicher ha mostrado su preocupación por el elevado porcentaje de trabajadores en España con contrato temporal, "uno de los más altos de la OCDE", y ha destacado que a menudo no suponen un paso hacia un empleo estable.
Ha mencionado que existen barreras normativas e impositivas que desaniman a los empleadores y que fomentan que haya una "dualidad" en el mercado laboral, un aspecto en el que ha destacado que ha habido mucha evolución, "quizá como ningún otro país salvo tal vez Portugal", pero que sigue siendo un reto muy significativo para España.
Acerca de la necesidad de invertir en las competencias de los trabajadores, Schleicher ha dicho que en el medio plazo habrá menos empleo para los trabajadores menos cualificados y más para los que tienen una educación media o alta, por lo que España "necesita más y mejores competencias, más pertinentes".
Además, ha defendido la necesidad utilizar esas competencias de manera efectiva para incrementar la productividad.
Por su parte, el responsable de análisis sobre el empleo de la OCDE, Mark Keese, ha apostado por combinar los mundos de la educación y del trabajo porque "no se pueden resolver los problemas del empleo sólo con políticas laborales y sociales".
Según Keese, España debe reducir la "subutilización" de competencias de su fuerza de trabajo y el desfase que existe entre los conocimientos de los empleados y sus puestos laborales.
Por último, ha destacado que España ha realizado varias reformas "difíciles e importantes" que han contribuido a reducir la rigidez de la protección al empleo y de la negociación colectiva y ha asegurado que esas medidas "están mostrando sus frutos ahora" con más empleo y de mayor calidad.