Los trabajadores discapacitados cobraron un 16,1% menos que los demás en 2013

                   EFE



Los trabajadores con discapacidad cobraron en 2013 un salario bruto medio de 19.138,6 euros anuales, un 16,1 % menos que las personas sin discapacidad, cuyo sueldo medio se situó en 22.801,6 euros, según los datos difundidos hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Esta encuesta revela, asimismo, que los trabajadores con discapacidad cobraron, en 2013, un 1,9 % menos que en el ejercicio anterior, cuando su sueldo medio se situó en 19.505 euros anuales.

Los datos del INE señalan que en 2013 los hombres con discapacidad tuvieron un salario un 20,5 % inferior al de aquellos sin discapacidad, mientras que el de las mujeres con discapacidad fue un 12,1 % menor que el del resto de las trabajadoras.

La diferencia entre el sueldo de un hombre con discapacidad y de una mujer en la misma situación es de un 16,2 % inferior para ellas, una disparidad que en el caso de la población sin discapacidad se eleva al 24,3 % en detrimento de ellas.

La desigualdad salarial entre discapacitados y el resto de la población es mayor en los puestos de ocupación bajos, como operadores y trabajadores no cualificados -con un sueldo un 16,9 % inferior-, mientras que en los altos cargos, como directores o gerentes, la diferencia se reduce al 4,9 % y es prácticamente igual en los puestos medios.

Los salarios más bajos corresponden a los trabajadores con discapacidad intelectual y mental, mientras que aquellos con discapacidad sensorial y física percibieron los más elevados, con sueldos que superaron al salario medio de las personas con discapacidad en un 7 y un 4,1 % respectivamente.

Por su parte, los trabajadores con discapacidad intelectual y mental ganaron 11.742,5 y 16.550,2 euros anuales respectivamente, unas cifras que son un 38,6 y un 13,5 % inferior a la media.

Atendiendo al grado de discapacidad, los salarios oscilaron desde los 19.499,8 euros anuales en el caso de personas con menor grado, hasta los 18.304,1 euros en el caso aquellas con un grado de discapacidad de entre el 45 y el 64 %.

El INE destaca la baja participación de las personas con discapacidad en el mercado de trabajo, de manera que su tasa de actividad en 2013 se situó en el 37,4 % (40 puntos menos que el resto de la población), la tasa de ocupación fue del 24,3 % (menos de la mitad) y la de paro del 35 % (superior en nueve puntos).

Por sexo, el salario de las mujeres con discapacidad en 2013 fue de 17.208,6 euros de media por trabajadora y año, mientras que para los hombres fue de 20.535,4 euros.

Con respecto a 2012, se detectaron menos desigualdades salariales entre la población femenina con y sin discapacidad que en el caso de los hombres.

Según aumenta la edad y la experiencia, las diferencias salariales entre discapacitados y no discapacitados disminuyen, aunque en ningún caso la ratio salarial llega a superar el 82 %.

Es decir, que la diferencia entre lo que cobra una persona con con discapacidad y el que percibe un trabajador sin discapacidad en ningún rango de edad fue inferior al 18 %.

Respecto al tipo de jornada, se observan menos diferencias salariales entre personas con y sin discapacidad en los contratos a tiempo parcial, para los que la ratio es del 91 %.

Por tipo de contrato, la ratio resultó similar tanto para el contrato indefinido como para el de duración determinada (84,5 % y 84,2 % respectivamente).

En función de las características de la unidad de trabajo y de la empresa, se observa que el salario de las personas con discapacidad aumentó a medida que se incrementaba el tamaño del centro de cotización.

Aunque en todos los casos el salario de las personas con discapacidad resultó inferior al de quienes no la tienen, las mayores diferencias entre ambos colectivos se registraron en centros de cotización de tamaño mediano (de 50 a 199 trabajadores), con niveles salariales para las personas con discapacidad un 33,2 % inferiores.

Por sectores de actividad, las diferencias entre los salarios de las personas con y sin discapacidad fueron menores en el sector Servicios.