Los salarios más bajos tienen nombre de mujer


La agricultura es la segunda profesión peor pagada según la Encuesta de Población Activa. /BÁRBARA BOYERO


Las nóminas más bajas en España tienen nombre de mujer. El 41% de las trabajadoras cobró en 2014 menos de 1.221 euros brutos al mes, según los datos de salarios del empleo principal revelados por la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).
Especialmente significativo resulta que el decil –la división en diez estratos de lo que cobra el conjunto de la población– con mayor porcentaje de mujeres sea el primero, el que encuadra a quienes ganan menos de 655,1 euros brutos al mes. Allí se encuentra el 15,5% de las trabajadoras españolas. Sólo el 6,7% de las contratadas figura en el decil 10, en el que figuran los salarios superiores a 3.353 euros.
En términos absolutos, la mitad de la población asalariada femenina cobra menos de 1.405 euros, es decir, está en los cuatro primeros deciles, mientras que la mitad de varones está en los cinco deciles que engloban a la población con sueldos más altos. Así, el 35,7% de los trabajadores ganaron más de 2.173,5 euros brutos al mes. El decil con mayor porcentaje de varones es el 10, con un 13,1%.
Si cuatro de cada diez mujeres cobraron menos de 1.221 euros al mes en 2014, ese porcentaje se reduce a menos de la mitad en el caso de los hombres: el 19,7%. Y si el grupo salarial más bajo es en el que se cuentan más mujeres, ocurre justo lo contrario con los hombres: sólo el 4,9 % ganó menos de esos 655,1 euros brutos mensuales.
Son datos que reflejan de manera rotunda la desigualdad salarial por género en el mercado laboral español. Pero no es la única diferencia. Por rama de actividad, la peor remunerada es, a mucha distancia, el empleo del hogar: el salario medio mensual es de 745 euros. Le siguen agricultura y hostelería. Entre las actividades mejor retribuidas está el suministro de energía y las actividades financieras y de seguros, cuyos profesionales obtienen una media de 3.228 euros mensuales. 

Otras desigualdades endémicas

La estadística publicada por el INE recoge asimismo las brechas salariales existentes según la edad y el tipo de contrato. Así, el sueldo medio de los jóvenes de entre 16 y 24 años se situó en 1.030,6 euros mensuales, menos de la mitad de lo que cobraron, de media, los asalariados de 55 y más años (2.198,3 euros). Entre los menores de 25 años, el porcentaje que cobra menos de 1.221,1 euros al mes alcanza el 67,7%. 
Por tipo de contrato, el sueldo medio mensual de los indefinidos (2.061,4 euros en 2014) supera en un 56,9% al de los temporales (1.313,8 euros).
El 50,4% de los asalariados con contrato temporal ganaron menos de 1.221,1 euros en 2014, frente al 23,4% de los indefinidos que se encontraban en esta misma situación.
Por nivel de formación, el salario medio de los asalariados con educación primaria (1.369,9 euros mensuales) es un 75% inferior al de quienes tienen estudios superiores, mientras que, por antigüedad, quienes llevan diez o más años trabajando cobran de media casi el doble que quienes llevan menos de un año (2.393,3 euros frente a 1.206,1 euros).