La inspección de trabajo detecta 7.294 empleos irregulares en la Comunidad de Madrid


El empleo sumergido sigue siendo numeroso en España. (ARCHIVO)

Más empleo aflorado y más dinero recaudado con menos inspecciones. Ese es el balance de la inspección de Trabajo en la Comunidad de Madrid en materia de empleo sumergido en 2014. Los inspectores de trabajo de la región lograron destapar durante el año pasado un total de 7.294 empleos irregulares, lo que supone un 2,4% más que en el ejercicio anterior, donde afloraron 7.120. En concreto, en 2014, se dieron de alta en la Seguridad Social 6.809 personas que estaban trabajando fuera de la legalidad, a los que hay que sumar los 485 trabajadores extranjeros que fueron detectados sin permiso de trabajo, según figura en el último informe publicado por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social. En los datos de empleo aflorado se incluyen tanto las altas de oficio en la Seguridad Social tramitadas directamente por la inspección como las realizadas por las empresas como consecuencia de las actuaciones del servicio público de control y vigilancia laboral. Esta estadística se completa con las infracciones por contratar a extranjeros que no tienen permiso de trabajo.
La detección de estos trabajadores fraudulentos mantuvo niveles ligeramente superiores a los del año anterior pese a que hubo 9.774 inspecciones menos. En 2014 se realizaron 36.699 actuaciones frente a las 46.473 de 2013 (-21%). "La escasez de recursos de la inspección en los últimos años por la tasa de reposición ha provocado que los inspectores ya no realicen tantas visitas aleatorias y se centren ahora directamente en las denuncias previas que realizan los sindicatos", explica Isabel Vilabella, secretaria de relaciones laborales de UGT, que achaca la subida del empleo sumergido a la reforma laboral: "La forma de contratar ha cambiado. Se han deteriorado las condiciones de los trabajadores y por ahí se producen muchos fraudes. En Madrid, el 90% del tejido productivo corresponde a pequeñas y medianas empresas (pymes), que no tienen la capacidad de contratación de las grandes. Hay muchos contratos de media jornada de personas que en la práctica trabajan más horas".
En total, Empleo realizó en la región 40.780 inspecciones relacionadas con la economía irregular en 2014, un menos 20% que el año anterior (50.728). Esas actuaciones originaron 4.970 infracciones mediante las que se recaudaron 21 millones de euros. En 2013 la recaudación ascendió a 18,7 millones gracias a las 5.262 sanciones. El motivo de que haya aumentado la recaudación pese a que se pusieron menos multas es que la cuantía media de las infracciones subió unos 672 euros (+19%). "Eso quiere decir que las infracciones que pusieron en 2014 son más graves y, por tanto, de mayor cuantía", señala Vilabella. La multa media el año pasado fue de 4.225 euros frente a los 3.553 del ejercicio anterior. 
El Ministerio de Empleo y Seguridad Social fijó entre sus objetivos para la legislatura que acaba intensificar la lucha contra el empleo irregular y el fraude a la Seguridad Social. En esa línea, el Consejo de Ministros aprobó en abril de 2012 un plan especial que tiene entre sus principales metas incrementar el afloramiento del empleo sumergido con el fin de regularizar las condiciones de trabajo, pero también generar mayores recursos económicos para el sistema de la Seguridad Social por el pago de las cotizaciones.

La hostelería, el sector más fraudulento

Según los datos del Gobierno, la hosteleria es el sector económico donde más trabajadores sin dar de alta se detectan en España. Concretamente, el 27% de los fraudes esta relacionada con esa actividad fruto de los controles en bodas, eventos y celebraciones variadas, donde las empresas suelen contratar personal ajeno. El comercio se sitúa como el segundo sector con más fraude detectado (12%) por delante de la construcción (9%) y de los servicios profesionales (6%). 

Denuncias ciudadanas

Otro canal para detectar el empleo sumergido es el de las denuncias ciudadanas. El 5 de agosto de 2013, Empleo puso en marcha el buzón de lucha contra el fraude laboral y a la Seguridad Social. Este instrumento permite que los ciudadanos puedan notificar las conductas fraudulentas en el ámbito laboral para que sean objeto de análisis y, si es pertinente, de investigación por la Inspección de Trabajo de la Seguridad Social. Los últimos datos hechos públicos por el Gobierno señalan que desde la puesta en marcha de este mecanismo se han destapado en España 4.181 empleos sumergidos fruto de 20.494 actuaciones. El 18% de esos empleos sumergidos (756) han aflorado en la Comunidad de Madrid.