Preguntas que no se recomiendan hacer en una entrevista de trabajo.

Una mujer durante una entrevista laboral. (BLOGALAXIA)



La entrevista de trabajo es el momento clave. Hay que causar una buena impresión y dejar huella. De igual manera que debemos transmitir seguridad en las respuestas, hay preguntas que debemos hacer, porque pueden mostrar nuestro interés por la compañía. 

Sin embargo, hay otras poco adecuadas, que pueden resultar contraproducentes; pueden suponer que nos descarten del proceso. Para evitar estropear la entrevista y superar esta fase, Infojobs aconseja no formular las siguientes 7 preguntas.
¿Qué salario se ofrece para esta posición?
Esta pregunta debería evitarse en la primera fase de la entrevista. El momento adecuado para negociar el salario es una vez te hacen la oferta, cuando el reclutador ya ha visto que encajarías para la posición. Si intentas negociarlo antes corres el riesgo de que el reclutador piense que sólo estás interesado en el dinero y no en otras ventajas que pueda ofrecer la posición.
¿Se pueden cambiar las funciones que se exigen para este cargo?
Las funciones establecidas para un puesto de trabajo siempre se consensúan internamente con el departamento respectivo antes de colgar la oferta. Si están marcadas como importantes es que son necesarias. Lo último que quiere oír el reclutador es si se pueden cambiar porque indica que no cumples con las funciones indicadas para el cargo.

¿Puedo trabajar desde casa?
Nunca deberías tratar este tema en la entrevista de trabajo, ya que el reclutador podría pensar que no estás interesado en el horario de oficina y prefieres trabajar a tu ritmo. Tratar un tema como el teletrabajo es algo que sólo deberías hacer cuando llevas tiempo en la compañía y has demostrado tus capacidades.
¿Cuál es la política de vacaciones?
Hacer esta pregunta en la primera fase de la entrevista no es recomendable porque denota que las vacaciones son un interés prioritario para ti, por encima de otros aspectos importantes del cargo. Este tipo de pregunta debería reservarse para la fase final, cuando el reclutador te haga la oferta. 
¿A qué se dedica la compañía?
Antes de acudir a una entrevista de trabajo es importante informarse sobre la empresa para mostrar tu interés por el puesto de trabajo. Preguntar a qué se dedica la compañía demuestra que no te has informado antes de acudir a la entrevista y pone de manifiesto tu falta de interés por el cargo.
¿Cómo ha ido la entrevista?
Nunca hagas esta pregunta al final de la entrevista. Es una situación incómoda para el reclutador y una pregunta que podría hacer que te descarten del proceso, ya que demuestra falta de profesionalidad. Recuerda que en vez de hacer esta pregunta, puedes pedirle al reclutador cuáles serán los siguientes pasos del proceso.
¿Cuál es la política de promoción de la empresa?
Preguntar sobre una posible promoción antes de empezar un trabajo es un error, porque demuestra que una de tu meta más inmediata es que te promocionen. Este tipo de pregunta sólo debería hacerse una vez ya estás en la empresa y has demostrado tus capacidades.