La plantilla de mantenimiento de las marquesinas publicitarias en Madrid, en conflicto por el despido del 80% de los trabajadores.


La plantilla de Madrid se ha concentrado en varias ocasiones frente a la sede del Ayuntamiento /CARLOS MARTÍN

JCDecaux, la multinacional francesa de los soportes publicitarios, ha entrado en la explotación publicitaria de las marquesinas por la puerta grande. Después de comprar a su socia Cemusa en noviembre, anunció el pasado marzo un Expediente de Regulación de Empleo para 245 de sus 309 empleados, un 80% de la plantilla.
Sólo en la ciudad de Madrid hay cerca de 4.200 marquesinas de autobús, y el ERE afectará a toda la plantilla de mantenimiento. Al mismo tiempo, la empresa pagará por 13 años unos 13 millones de euros anuales al Ayuntamiento por la explotación de estos espacios (y un porcentaje de los ingresos por publicidad), así que necesitará a alguien que mantenga y limpie estas infraestructuras. ¿El truco? La empresa quiere subcontratar a la plantilla necesaria, pero con peores condiciones laborales.
El ERE, según el sindicato CNT, el único que cuenta con secciones sindicales en todas las ciudades donde está implantada la empresa, obliga a los empleados a renunciar a su antigüedad, categoría profesional y la indemnización por despido para volver a ser contratados. Esto, explica Antonio Navas Peña, delegado de CNT en Cemusa Madrid, puede suponer unos 2.000 euros anuales menos para los trabajadores de mayor antigüedad. “La inmensa mayoría lleva trabajando ya unos 20 años y tiene cualificación de oficial de primera”, cuenta. Quien no quiera aceptar estas condiciones puede optar por irse a la calle con una indemnización de 30 días por año trabajado (la empresa inicialmente ofrecía 25).
La empresa ha alegado pérdidas y ha presentado el ERE por motivos organizativos, técnicos y económicos. CNT se ha reunido con representantes del área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid (Ahora Madrid) para pedirles un posicionamiento, dado que es la entidad que concede la explotación del servicio mediante concurso. En un comunicado, CNT valoró que la reunión mantenida con el Ayuntamiento se tradujo "en un compromiso por garantizar la continuidad de los trabajadores en la empresa” en las mismas condiciones. El sindicato ha demandado también al ayuntamiento que pida a la empresa documentación exacta sobre el ERE. No obstante, Navas denuncia que no han vuelto a tener noticias y que el área “ha pasado la pelota a la EMT”. La explotación de las marquesinas pasó a la Empresa Municipal del Transporte bajo el gobierno de Ana Botella, como medida para paliar las pérdidas que arrojaba entonces la empresa.
Tras varias huelgas y concentraciones los trabajadores volverán a manifestarse en Madrid este domingo a partir de las 12 horas entre la plaza de Tirso de Molina y la plaza de Cibeles, donde se encuentra la sede del Ayuntamiento. La semana próxima también se han convocado tres jornadas de huelga.