SEDE CENTRAL MADRID
C/ PICO DE LA MALICIOSA Nº8, 28038 MADRID (METRO PORTAZGO)
Horario: de lunes a jueves de 17:00 a 19:30
TFNOS.: 911 44 62 66
693 28 77 32
693 94 96 61

La jueza homófoba de Estrasburgo

LA HOMOFOBIA LATENTE Y RECALCITRANTE

El nombramiento como Jueza para el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo de la catedrática de la Universidad de Zaragoza María Elósegui ha levantando, como no era para menos, una ola de indignación ante un nuevo gesto de los Gobernantes que pretenden minusvalorar las conquistas logradas en los últimos años en el terreno de la igualdad y que nos han ido sacando del fango medieval de injusticia para con los desfavorecidos al que el legado del Franquismo nos ha estado sometiendo.

Si hace tiempo que la OMS despatologizó la homosexualidad como enfermedad suprimiéndola de la Clasificación Internacional de Enfermedades (donde jamás debió haberse incluido), si el Tribunal Constitucional tumbó el recurso del PP contra la ley de matrimonio homosexual, si la sociedad va avanzando inexorablemente hacia un camino de igualdad y de respeto a las diferencias ¿Por qué este nuevo brote de homofobia con la candidata para el  Tribunal de Derechos Humanos en Estrasburgo? Una jueza que según se ha publicado hace declaraciones claramente retrógradas y ultraconservadoras propias del pasado más rancio y que en sus manifestaciones hace apología de la homosexualidad como generadora de promiscuidad y enfermedades.

Desde este sindicato no entendemos que aquellos que tienen que defender los derechos humanos en Europa tengan un bagaje tan espectacular en el que se mezclan el odio y la ignorancia, el insulto y la falta de solidaridad, si esta persona piensa todo lo que expresa es imposible que haga su trabajo, más bien todo lo contrario.  La falta de sensibilidad social de esta jueza por lo visto y oído es clamorosa.

Elósegui en la documentación conocida y publicada se ensaña con los transexuales, con las mujeres gestantes, y con la emancipación de la mujer. Afirma que los transexuales no necesitan cirugía sino terapias psicológicas y psiquiátricas, cuando se ha corroborado que este colectivo tiene, en la necesidad de cambio de sexo quirúrgico, la mayoría de las soluciones a su situación. También le ha dado por ensañarse con la píldora del día después y ataca los anticoceptivos. Y de las mujeres piensa que no necesitan emanciparse de nada. 

No podemos permitir que en Europa nos representen  personas como esta, cargadas de prejuicios, desconocimiento en derechos e incomprensión,  no caben en una Europa de las Igualdades. Por si esto fuera poco,  según lo publicado, falseó el curriculum que remitió al Tribunal Europeo mintiendo sobre su grado de intervención en la Ley de Igualdad de Zapatero, otra mentira más cuando todavía hace tan solo unos días conocíamos que el anterior candidato ha dicho al Tribunal  que su nivel de inglés era “good” y luego no entendía las preguntas que la Comisión le planteó en ese idioma.

Situaciones en definitiva consecuencia de esa forma de actuar rancia que lamentablemente presenciamos día a día de demasiados gobernantes y representantes públicos a los que se les ve demasiado el plumero.    EUROPA NECESITA A PERSONAS QUE CREAN DE VERDAD Y LUCHEN POR LA IGUALDAD Y LOS DERECHOS HUMANOS. 

SOMOS SINDICALISTAS MADRID® 2018